e-Book

e-Books Pack 3 en uno

Cómpralo por solo $39

Síntesis

El Código Orgánico de la Producción, Comercio e Inversiones (COPCI), con sus Reglamentos, constituye la norma que busca generar desarrollo económico en el País, motivando a la producción, al comercio y a las inversiones; amparado en diversos cuerpos legales, fundamentalmente en la Constitución de la República; contando para ello con la presencia del Estado, como Órgano rector de la política, definición e implementación de instrumentos e incentivos, que permitan generar procesos con valor agregado, a través de un sistema integral de innovación, capacitación técnica y emprendimiento.

Paralelamente promueve la inversión productiva, bajo un trato no discriminatorio; también permite la creación de las Zonas Especiales de Desarrollo Económico; establece las definiciones de las micro, pequeñas y medianas empresas, los órganos que lo regulan, los mecanismos que se establecen para lograr el desarrollo productivo, así como el acceso a los factores de la producción.

Regula las actividades de comercio exterior, sus órganos, competencias; las medidas de carácter arancelario como no arancelario y comercial, que se pueden crear; así como los mecanismos de facilitación aduanera para el comercio, estableciendo los procesos que se ejecutan, las obligaciones de carácter tributario que se aplican para el ingreso y salida de mercancías, al y del país.

Los avances de la ciencia en los dos últimos siglos han sido vertiginosos, lo que ha dado lugar al incremento productivo a nivel mundial, que se traduce en la creación de diversos tipos de mercancías, destinadas a satisfacer múltiples necesidades; su creación, genera movimientos importantes dentro del comercio internacional, considerando que ningún país es auto suficiente, por lo que, necesariamente se debe recurrir a la importación o exportación de estas mercancías. Como complemento a este crecimiento productivo, se encuentra el fortalecimiento de los medios de transporte, aéreos, marítimos, terrestres, fluviales, ferroviarios, que facilitan la ubicación de estos nuevos bienes, no únicamente en el mercado nacional, sino también en mercados internacionales. Para dar dinámica al intercambio de mercancías, hasta enero de 1998, se contaba con la Nomenclatura del Consejo de Cooperación Aduanera (NCCA), que fue quedándose obsoleta al carecer de enmiendas que incluyan las nuevas mercancías que se creaban como resultado de los avances vertiginosos de la ciencia; es así, que el Consejo de Cooperación Aduanera (OMA) tras varios años de estudio, crea una nueva nomenclatura denominada Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías (SADCM), que a diferencia de la NCCA, en esta sí se exigía la firma de un Convenio para quienes querían integrarse como miembros de la OMA; en este se establecía una serie de deberes y obligaciones, pero fundamentalmente, se impedía la modificación de su estructura en forma unilateral por parte de alguno de los países miembros, imponiendo de esta forma respeto a la estructura en que se encontraban integradas las partidas y sub partidas de este nuevo sistema. Esta nueva estructura busca fundamentalmente establecer una erramienta única – lenguaje común- que contribuya al desaduanamiento de mercancías, a la generación de estadísticas reales y finalmente a la facilitación del comercio internacional, incluyendo para ello Notas Legales de Sección, Capítulo, Partida, complementadas por Notas Explicativas, como un instrumento técnico de clasificación a nivel de partidas y sub partidas del SADCM, que amparan su aplicación entre todos los países miembros de la OMA y que da lugar a la clasificación de las mercancías en una sola posición. Esta estructura incluye además seis reglas generales interpretativas, que constituyen la norma que facilita el clasificar la diversidad de mercancías considerando su forma de presentación ante la administración aduanera.

La nomenclatura del SADCM, es la enumeración descriptiva, ordenada y metódica de mercancías, creada según reglas o criterios técnico jurídicos, que forman un sistema completo de clasificación, la misma que es polivalente, por el uso que se da para la implementación de la política económica arancelaria y para la generación de datos estadísticos que contribuyan a solventar requerimientos de información relativa a transacciones del comercio internacional, lo que permite contar con datos estadísticos precisos sobre los cuales los gobiernos pueden tomar decisiones de carácter arancelario, para arancelario y comerciales en los países miembros de la OMA; complementaria contribuye para la ejecución de estudios o proyectos realizados por parte del sector privado y se constituye en un valioso instrumento para la recaudación aduanera.

Al interior de su estructura, se encuentran mercancías en relación de su origen o de su materia (animal, vegetal, mineral); de su naturaleza y/o de sus características naturales;
del grado de preparación o de elaboración en el proceso de su transformación y finalmente de su uso.